EXTRAÑAS MUTACIONES

EXTRAÑAS MUTACIONES

EXTRAÑAS MUTACIONES

AUTOR: MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE

EDITORIAL: GAMAR EDICIONES 2017 (Reediciones 2018, 2019)

EDITOR: Felipe García Quintero

PÁGINAS: 84

VALOR:30.000

📘 Descargar Libro en Pdf 

SINOPSIS:  Los asombros, miedos y traumas sicológicos que dejan cincuenta años de guerra relatados en prosa poética dejan traslucir instantes e historias alucinantes para no borrar de la memoria el caos, la crisis y el dolor de un pueblo que se debate entre poetas y guerreros.

 

 

 

PRIMEROS CAPITULOS:

POEMAS

  1. LAS REDES SOCIALES…
  2. AL FILO DE LA NOCHE…
  3. UN BAÑO DE LLUVIA…
  4. TENÍA QUE LLEGAR AL MEDIODÍA…
  5. TOCABA COMER CON LAS MANOS…

LAS REDES SOCIALES…

Las redes sociales informan de tres soldados muertos por una granada. Noticia del conflicto armado, asuntos de la guerra, una noticia más en el montón de noticias, tres muertos más en el montón de muertos. Nadie dijo nada de Torres, el primer soldado, que tenía una madre que lo adoraba con ilusión y cada noche prendía una vela a su nombre, y camándula en mano murmuraba el rosario completo para pedirle a la Virgen Santísima protección para su hijo. Ni del gato, que una vez supo de su muerte se metió a su caja de cartón y se dejó morir mientras ronroneaba entre lágrimas, como llamando a su amo. Ni de las manos del soldado que nunca encontraron en el lugar de los hechos. Sí, se perdieron sus manos. Qué cosa más extraña. Deben estar acariciando las hierbas, o dejándose morder de las hormigas, o navegando como un barquito sobre las corrientes de la quebrada Palo. Nadie dijo nada tampoco de Martínez, el segundo soldado. Un muchacho valiente que desde niño jugaba a ser un héroe montado en caballitos de madera y corría atropellando palomas en el parque, mientras su papá vendía helados para poder luego llevarlo a comer. De su madre muerta cuando él apenas cruzaba los cinco años, a quien jamás dejó de visitar cada domingo para llevarle flores y decirle que lo cuidara de morir en la batalla, como murió al final. Pero ni su madre pudo salvarlo, y eso que las madres son capaces de mover cielo y tierra para evitarles cualquier dolor a sus hijos.

Nadie dijo nada de Tangarife, el tercer soldado, apodado Delirio por sus compañeros de batallón. Si lo hubieran conocido sabrían decir que quien murió era un poeta. Un cantautor de esos que le recitan a la noche, a la luna y las mariposas nocturnas para suavizar la tristeza del corazón de los soldados. Una voz melancólica que se dejaba oír cuando todos estaban vencidos por el peso de sus fusiles, y el miedo les masticaba cada fibra de sus cuerpos pernoctando en la maleza. Hubieran podido decir que era el único soldado con permiso de su capitán López para rasgar la guitarra y cantar versos enredados de alegría y esperanza en medio de la batalla.

AL FILO DE LA NOCHE…

Al filo de la noche la madre dio a luz. Se acabó la noche y comenzó la vida de su hijo. Al filo de la madrugada mataron al niño, se acabó la vida de su hijo y comenzó a trajinar la angustia interminable. Al niño le gustaba ver morir gotas gordas sobre la mesa del comedor con la esperanza de tener una gota de agua intacta después de estrellarse contra el vidrio; ver la agonía del sol en el horizonte haciendo lo posible por quedarse prendido de la tarde, con la esperanza de ver un día por fin al sol vencer y quedarse instalado triunfante sobre la noche. Con sus defectos y virtudes, un hijo es un hijo, una historia de amor en el seno del hogar, en el corazón y todas las entrañas. Un trigal en la mirada, el vuelo de una paloma a mitad de la noche, el miedo latente de un tigre caminando por los rincones de la casa. Pero el hijo que esperaba ver triunfar un milagro sobre la muerte, se murió como se mueren las olas del mar sobre la playa, las horas cabalgando sobre los segundos, la idea de Dios cuando deja de sonar la música en un parlante. Para salir de casa le dijo a su madre una mentira como muchas otras, y no volvió nunca más.

UN BAÑO DE LLUVIA…

Un baño de lluvia para curar los dolores del día. Dejarse estar bajo el agua del cielo pensando, deseando, queriendo que las gotas de agua sean lágrimas de Dios, porque Dios también debería estar de luto frente al horror de la tarde, donde ha muerto un niño por una bala perdida. Enterrado de prisa, antes de la llegada de las moscas que suelen convertir el pesar en olores asquerosos, antes que lleguen los pájaros negros que escandalizan el cielo con sus vuelos de miedo, antes que lleguen los gusanos y hagan de su cuerpo un festín, y nos piquen el corazón de más horror. El cielo de plomo limpio, la lluvia sucia, el dolor ennegrecido, las horas desdibujadas, el corazón izado en la puerta como una chaqueta puesta a escurrir de sus dolores, ese es el panorama que hay. Mamá, mi reina, decía el niño apenas ayer. Mamá, mi reina, te amo mamá, decía el niño cada noche antes de entregarle su cuerpo a la noche, a los sueños. Y ahora que se murió no dijo nada, no dejó diciendo nada.

TENÍA QUE LLEGAR AL MEDIODÍA…

Tenía que llegar al mediodía, cuando el olor de las papas cocidas y la carne en el asador despiertan todas las hambres reunidas. Llegaría con maletas y sonrisas, con abrazos, y tal vez con un grito. Los invitaríamos a comer mientras le contaríamos alegres que la gata ya tiene gaticos, que el jardín ya dio rosas, que la vecina se casó y espera bebé, que el nuevo alcalde ha prometido pavimentar la calle y construirá un acueducto, entonces habrá agua en el pueblo las veinticuatro horas. Lo invitaríamos a la iglesia y le prometeríamos una fiesta en su honor, porque no todos los días regresa un soldado de la guerra después de tantos años, tan sano y tan salvo, tan fuerte y tan sonriente. Mas los perros se quedaron sin ladrar. El almuerzo fue triste, silencioso. Sin sabor. Pasada la media tarde llegó una carta que pusimos en la mesita del centro de la sala, al lado del florero. Tenía un membrete oficial y una estampilla de la capital. Alguien encendió una veladora junto a las flores y la carta, y a las pocas horas la mesita estaba llena de velas y veladoras. Por la noche fueron llegando las vecinas con sus hijos traídos a rastras, todas vestidas de negro, mantilla y camándula en mano. Cantaron, oraron, rezaron. Repartieron café y copitas de aguardiente. A medía noche, en medio de un calor insoportable por culpa del gentío, alguien dice entre murmullos que el soldado se suicidó porque se sentía solo. Y el gentío comienza a hablar de la soledad. Dicen que duele más que una herida de fusil, que es capaz de matar más gente que la misma guerra.

TOCABA COMER CON LAS MANOS…

Tocaba comer con las manos y dormir con los dedos rascándose el ano para espantar los parásitos. Tocaba dormir en el piso, sobre la losa fría, sin cobija, unos al lado del otro, babeándose, rozándose, rascándose las pulgas, los piojos, las garrapatas. Olía a excrementos, a orina, a sudor. Olores que se pegaban al cuerpo y hacen parte de los días. Un hombre de muletas anotaba con lápiz verde en un cartel el nombre de quienes iban saliendo para no volver. A veces alguien amanecía muerto y tenían que gritar todo el día para que los guardas vinieran a sacarlo. A veces no sacaban a los muertos que se anchaban y reventaban para horror de todos. Eran muchos. Y conversaban bajito entre ellos. —Somos gente innecesaria para el mundo —se escuchó un día —Nadie nos echa de menos allá afuera. Al principio, alguien tal vez los extrañó, ahora sus nombres son ruinas oxidadas en una urna de nombres olvidados y refundidos en el océano mar de la memoria golpeada.

Por Jairo Guerra

LIBRO: EXTRAÑAS MUTACIONES

AUTOR: Marco Antonio Valencia Calle

Podemos tener el gusto de leer 84 poemas relatados o bien 84 relatos poéticos como una propuesta innovadora en el que se conjugan diferentes estilos pasando desde el sermón a los proverbios, desde el manifiesto encriptado hasta la profecía de los tiempos, con una construcción rítmica apropiada se entrecruzan paradojas con imágenes oníricas atravesando los cuatro puntos cardinales del universo, de la Tierra y del alma de estos pueblos apabullados por el paradigma del desconsuelo y la violencia de la guerra fratricida. Aludiendo de manera consecutiva al efecto del poema como catarsis o como posibilidad subliminal, los textos de Marco Antonio Valencia rememoran la ruptura con la poesía clásica iniciada por los malditos al estilo de Blake, Villon o Apollinaire, en los contextos tropicales de un territorio cuya poesía se haya en construcción para conjurar los dolores de una nación en metamorfosis.

Dividido en tres tomos: “Sol y tinieblas”, “Islas perdidas” y “Sangre y Tierra”, el autor transita por las odas personales y ensoñaciones con imágenes telúricas y apocalípticas que logran danzar en un ritmo acompasado en el que se conjuga lo doméstico con lo universal y el recurrente significativo de la existencia y la condena de la muerte; es una exploración endógena al sí mismo que somos todos. Algunas imágenes logran acercarse al valor de la metáfora en las alusiones sincrónicas de una diáspora que invita a saborear la breve excursión por el ámbito de la vida, donde el amor, la muerte, la libertad y la desesperanza conducen a sentir la fuerza de cada relato poético. No es aconsejable leer los 84 textos de manera continua, es preferible leerlos al menos en 84 jornadas para poder saborear la profundidad de cada texto y sentir la dimensión de esta propuesta ambientada por el tema de Victor Heredia, “Razón de vivir”, en cada uno de sus epígrafes.

Un saludo especial a esta exploración poética que de seguro será génesis de un escritor joven que comienza a transitar por el mundo incierto de la poesía, en un mundo que grita por un nuevo poema para la vida.

NOTICIA BIOGRÁFICA DEL AUTOR 

Marco Antonio Valencia (Colombia, 1967)

Es autor, entre otros, de los libros Los versos de la iguana (Poesía, 1999), Bestiario familiar (Poemas, 2005), Oscuro por Claritas (Novela, 2002) y Leyendas extraordinarias de Popayán (Cuento, 2014). La fiesta de ayer (Novela, 2018), y La cicatriz en el espejo (2019).

En su trayectoria literaria tiene reconocimientos como el Premio Nacional de Poesía “Descanse en Paz la guerra”, Casa Silva, Bogotá, 2003, y el 2° Puesto del II Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, Temuco, Chile, 2004.  Beca Fundación Carolina, 2005 y Beca de Estímulos Literarios, Popayán, 2018.

Blog de poesía

www.marcoantoniovalenciacalle.blogspot.com

Sígueme  Instagram @valencia.calle

 


 

Popayán-Cauca

Contacto: +57 3137654875